Trabajo remoto en el Poder Judicial: una adaptación a los nuevos desafíos

A partir del 20 de marzo de este año, frente a la emergencia sanitaria declarada en la República Argentina mediante el Decreto del Poder Ejecutivo 260/220 (y sus sucesivas prórrogas), la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró la feria extraordinaria (Acordada 6/20), que se extendió conforme se dispuso en los decretos correspondientes. En consonancia con ello, la Cámara Federal de Casación Penal dictó diversas acordadas que delinearon la forma de trabajo de todos los tribunales federales del país.
Cabe recordar que desde sus comienzos el Poder Judicial trabajó en soporte papel, razón por la cual las nuevas circunstancias impusieron la adaptación en forma inmediata de los procesos judiciales, lo que implicó un cambio de paradigma importante.
El Poder Judicial se adaptó rápida y exitosamente a los nuevos desafíos y logró incorporar las tecnologías existentes al tratamiento y resolución de las causas judiciales, a fin de poder seguir brindando a la comunidad un servicio de justicia eficaz.
Concretamente, en los tribunales colegiados los jueces deliberan en forma virtual con especial apoyo del VPN (Virtual Private Network) del Poder Judicial, que permite el acceso al sistema Lex 100 y que ha sido instalado en los equipos de los magistrados, funcionarios y empleados, posibilitando el acceso desde sus domicilios en forma segura.
Las audiencias se realizan por medios informáticos. Finalmente, las resoluciones se emiten en forma electrónica y se comunican a los abogados, víctimas (por su poderdante) y fiscales en sus notebook o smartphone.
A ello se sumó la implementación de la firma electrónica mediante la Acordada 12/2020 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con el objeto de dotar de la debida validez a los procesos y trámites electrónicos que se lleven a cabo y de determinar la autoría de los magistrados firmantes. Estas acordadas firmadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Cámara Federal de Casación Penal, Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional, Cámaras Federales de Apelación y decisiones en consecuencia tomadas por los Tribunales orales federales y Juzgados Federales todo el país, fueron adoptadas con la habilitación de días y horas inhábiles (sábados y domingos).
Actualmente se encuentran funcionando de manera correcta el ingreso remoto de causas, la firma electrónica en letrados, jueces y funcionarios, como así también el libramiento de cheques con el Banco Nación. Ello avanza en el expediente electrónico y el trabajo remoto por parte de abogados y el poder judicial.
En todos los desarrollados e implementaciones enumeradas, si bien se ven ahora los resultados, fueron el producto de un proceso iniciado hace más de 10 años por la Comisión Nacional de Gestión Judicial, creada en el año 2007 en la Primera Conferencia Nacional de Jueces, que reafirma el concepto que la tecnología aplicada a la gestión judicial fue y es una verdadera política de Estado.
En consecuencia, el trabajo de jueces y fiscales, así como el de los empleados y funcionarios del Poder Judicial y del Ministerio Público se realiza en forma remota y, en algunas provincias, se lleva adelante en forma presencial, con turnos rotativos, con las medidas de aislamiento, sin incluir personas de riesgo. Ello es posible a través de la comunicación diaria e inmediata que permiten las plataformas virtuales, durante extensas jornadas de trabajo, que permite resolver en tiempo y forma los distintos expedientes judiciales y dar respuesta a los planteos de las partes involucradas.
Como muestra del funcionamiento del sistema, cabe indicar que durante el período que va del 23 de marzo al 24 de abril del año en curso se multiplicaron la cantidad de causas ingresadas a la Cámara Federal de Casación Penal (que recibió para su tratamiento 621 casos), y se dictaron 352 resoluciones. Asimismo, durante dicho lapso, semanalmente se fueron incrementando en más de un 100% las causas que ingresaron, tendencia que continúa en aumento, llegándose a triplicar al momento de la presente publicación.
En este sentido, con fecha 27 de abril de 2020 la Cámara Federal de Casación Penal dictó la Acordada 10/2020, mediante la cual, a partir de los avances logrados en materia de firma electrónica, trabajo remoto y videoconferencia y, con el objeto de garantizar el servicio de justicia, se ampliaron las funciones judiciales, priorizando el trámite integral de los casos con personas privadas de su libertad y dando tratamiento a las cuestiones que no admitan demora.
Conforme ello, se han integrado en su totalidad todos los tribunales bajo la superintendencia del máximo tribunal penal del país, con respeto de los protocolos sanitarios, a fin de que sea posible que se continúe avanzando en las diversas etapas procesales, corroborando que las partes puedan acceder digitalmente a la información de cada caso para que puedan realizar sus presentaciones y siempre que no exista oposición fundada y razonable.
Lo indicado resulta indispensable a fin de mantener el equilibrio constitucional de los tres poderes del estado, del cual el Poder Judicial es una de sus partes fundamentales.
De todo lo expuesto se advierte que el Poder Judicial se adaptó exitosa e inmediatamente a las excepcionales circunstancias imperantes, en función de las políticas de Estado.
Por lo demás, se han sentado las bases para que, superada la pandemia, con las lecciones aprendidas, se continúe incorporando la tecnología y se posibilite el avance de un sistema judicial más dinámico y más cercano a la sociedad.
Mariano Hernán Borinsky. Presidente Comisión de Reforma del Código Penal. Juez Federal Cámara Federal de Casación Penal. Doctor en Derecho Penal UBA. Profesor universitario grado y posgrado UBA y UTDT.

Laura Fabiana Kvitko. Secretaria Cámara Federal Penal. Especialista en Derecho Penal. Profesora universitaria.

Fuente: https://www.infobae.com/opinion/2020/04/30/trabajo-remoto-en-el-poder-judicial-una-adaptacion-a-los-nuevos-desafios/