Tucumán puso en funcionamiento su nuevo Código Procesal Penal

La provincia de Tucumán comenzó a implementar en todo el territorio su nuevo Código Procesal Penal, aprobado en el 2016. Comenzó a regir el año pasado en Concepción y ahora se sumaron los Centros Judiciales de Capital y Monteros.
El nuevo Código implementa el sistema acusatorio, por lo que a partir de ahora todas las decisiones del proceso penal se tomarán en audiencias públicas, para que "a través de la oralidad garanticen los principios de transparencia, publicidad, imparcialidad, división de poderes y celeridad".
También establece una duración máxima de todo el proceso, no pudiendo exceder éste de los tres años desde la apertura de la investigación. Asimismo, la investigación solo podrá durar seis meses.
Se establecen métodos alternativos de resolución de los conflictos, para que los delitos de penas menores tengan resolución rápida en audiencias de mediación o conciliación, entre otras formas de tratamiento de conflictos que ofrezcan soluciones de calidad para las víctimas e imputados.
Con la oralidad "se les reconocen mayores derechos a las víctimas y mas derechos y garantías a los acusados". La nueva legislación también contempla el juicio por jurados, pero su implementación quedará sujeta a la sanción de una ley especial.
Otros de los puntos son: los planteos de las partes serán resueltos en las salas de audiencia, evitando dilaciones procesales en la etapa de Instrucción o de Cámara; desaparecen los expedientes, ya que se prescindirá del uso del papel y todo será de manera digital para modernizar el sistema; y se forman los colegios de fiscales y de jueces.
Tomas Robert, secretario judicial de la provincia, expresó "las expectativas son muy grandes porque estamos afrontado un cambio de etapa que implica la realización de audiencias orales. Un procedimiento nuevo, con nuevas estrategias en torno a lo que son la resolución de conflictos, los procesos composicionales y la justicia restaurativa".
El funcionario detalló que "la implementación de este sistema nos ha costado mucho desde el punto de vista operativo y logístico. Venimos trabajando hace más de un año con la puesta a punto a través de la capacitación”.
Uno de los cambios más notable es la modificación de la estructura del Ministerio Público que tendrá tres nuevas unidades fiscales especializadas: la Unidad Fiscal de Graves Atentados contra las Personas (GAP), la Unidad de Delitos Flagrantes y Unidad Fiscal de Delitos Genéricos.

 

Fuente: http://www.diariojudicial.com