Casación Federal señaló la necesidad de implementar nuevos modelos de resolución de conflictos en el ámbito carcelario

Fue en el marco de un homicidio que ocurrió en el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza producto de un enfrentamiento entre dos personas privadas de su libertad.

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal rechazó un recurso de casación presentado por la defensa de una persona condenada por un homicidio ocurrido en el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza y confirmó la condena impuesta en primera instancia. Sin embargo, el voto del juez Hornos hizo algunas consideraciones respecto a cómo se realiza el abordaje de los conflictos que suceden en el sistema penitenciario.
El hecho en cuestión se produjo en el Salón de Usos Múltiples del Pabellón B de la Unidad Residencial III del establecimiento carcelario, luego de una discusión entre víctima y victimario, mientras los demás internos se ubicaron sentados alrededor predispuestos a observar la pelea y sin poder identificar a los representantes estatales que se deberían haber encontrado a cargo de la seguridad del lugar.
La defensa del imputado presentó un recurso de Casación frente a la decisión tomada por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal n° 1 de La Plata que impuso una condena a ocho años de prisión por el delito de homicidio simple, cuestionando la no aplicación de la causal de justificación en función de una agresión ilegítima, actual e inminente en contra de su defendido.
Llegado al caso al máximo tribunal penal, la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal –integrada por los Dres. Mariano Hernán Borinsky como presidente, y Javier Caebajo y Gustavo M. Hornos como vocales- rechazó el recurso presentado confirmando el fallo de primera instancia.
Ahora bien, resulta relevante la salvedad realizada por el Dr. Hornos donde señaló que, teniendo en cuenta la realidad carcelaria actual, existe una necesidad imperiosa de implementar métodos adecuados y democráticos de prevención de la violencia.
En esta línea, indicó los modelos para la Prevención y Resolución de Conflictos cuyo principal objetivo es reducir el índice de conflictividad en la comunidad carcelaria, afianzando las relaciones entre las personas privadas de la libertad y el personal penitenciario  a través del diálogo y el consenso, contribuyendo así a pacificar el espacio carcelario; mencionando también los Comités para la Prevención y Resolución Alternativa de Conflictos  propuestos e impulsados por la Asociación Pensamiento Penal, integrante del Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles.
Por último, manifestó que resulta inadmisible aceptar que se haya cometido un homicidio producto de un combate entre internos sin poder identificar a los funcionarios públicos responsables de la vida e integridad de los internos.

Accedé a la resolución.