En una diligencia inédita, la Justicia recibió por videoconferencia una declaración realizada en cámara Gesell a una mujer que reside en Colombia y que era explotada sexualmente en Buenos Aires

A partir de la colaboración internacional, la Justicia recibió una declaración por videoconferencia en cámara Gesell producida desde la ciudad de Medellín, Colombia, donde reside una víctima de trata de personas. La investigación está a cargo del fiscal federal Eduardo Taiano.
La causa comenzó en 2018 a raíz de la denuncia efectuada por el Consulado de Colombia en Buenos Aires ante la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX).  La víctima es una ciudadana de aquel país y era explotada sexualmente por un hombre de nacionalidad argentina, a quien había conocido a través de una red social.
Recientemente, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº8 ordenó el procesamiento con prisión preventiva del imputado y calificó sus conductas como constitutivas, entre otros, del delito de trata de personas agravado por la violencia, amenazas y la situación de vulnerabilidad de la víctima.
En concreto, el magistrado tuvo por acreditado el calvario físico y psicológico vivenciado por la víctima. También analizó cómo conoció al imputado; de qué manera llegó a la Argentina; en qué domicilios fue acogida; en qué consistía la violencia física, sexual, psicológica y económica que aquél ejercía; cómo era privada y reducida de su libertad; a qué actividades ilícitas se dedicaba el imputado y qué instrumentos de coacción y amenazas utilizaba para mantener oculta la privación.
Sin embargo, en el caso se planteó la necesidad de contar con el testimonio de la víctima a fin de avanzar hacia la próxima etapa procesal, por ello se confeccionó, según informaron, un exhorto dirigido a las autoridades colombianas, para que se le recibiera declaración en cámara Gesell.
Desde el MPF señalaron que con la cooperación internacional “se logró la medida de manera satisfactoria, logrando obtener importante información para el esclarecimiento de los hechos, y también propiciar la protección y reparación del daño sufrido por la víctima”.

Fuente: www.diariojudicial.com